Con su obra, José Luis nos devuelve al estado primigenio de la alquimia, aquel momento original cuando fuego, tierra, aire y agua, comienzan la frenética danza de la creación y milagrosamente, del caos y la nada, va naciendo el arte, que es, en definitiva, la verdadera vida.

– Atner Cadalso